Diferencias entre mediación y asesoramiento inmobiliario

Diferencias entre mediación y asesoramiento inmobiliario: ¿qué significa cada una?

Hoy vamos a distinguir entre asesoramiento inmobiliario y mediación. Vamos a hablar del significado de cada término y sus características. Si te interesa comprar o vender un piso y vas a usar los servicios de una agencia te interesa saber cuáles son las diferencias entre mediación y asesoramiento inmobiliario.

Mediación y asesoramiento inmobiliario: ¿Qué significa cada uno?

La mediación y el asesoramiento inmobiliario son dos conceptos diferentes y cada uno tiene sus características y diferencias.

Por ejemplo, el asesoramiento es la acción de asesorar, es decir, tomar consejo del letrado asesor o consultar su dictamen.

El problema viene cuando el asesor es una agencia y una venta sale rana. Imagina que compras un piso con una inmobiliaria, pero la propiedad tiene cargas económicas de las cuáles no te han informado.

¿Es tuya la culpa o es de la agencia? Lo normal es pensar que, efectivamente, es de la agencia. Y así es, no obstante, te vamos a contar que es lo que dice el Tribunal Supremo en una sentencia de junio de 2021.

Resulta que un consumidor denunció a una agencia ya que realizó la compra de un piso que tenía cargas económicas y no fue informado de ello por parte de la agencia.

Como resultado de esta operación dicho consumidor denunció a la inmobiliaria y fueron a juicio. El resultado es que el Tribunal Supremo dictó sentencia a favor del consumidor.

Esto es importante ya que la sentencia del Alto Tribunal determinó las diferencias entre mediación y asesoramiento inmobiliario.

Esto se debe a que el consumidor contrató servicios de consultoría con la agencia, pero esta hizo mal su trabajo al no informar al primero de unas cargas hipotecarias que tenían los inmuebles adquiridos.

En este sentido, la agencia actúo como asesora inmobiliaria pero no cumplió sus funciones.

¿Qué es asesoramiento inmobiliario?

Antes comentábamos el significado de asesoramiento que es tomar consejo del letrado asesor o consultar su dictamen.

Por lo tanto, el asesoramiento inmobiliario es ayudar al cliente a navegar por el mercado inmobiliario y de la vivienda, ofreciéndole información sobre las tendencias y condiciones actuales.

Un ejemplo típico es informarle del precio medio de la vivienda en una zona determinada, ayudarle con una oferta al dueño de un piso o aconsejar sobre el estado legal de una propiedad.

Es decir, la tarea de un asesor es ofrecer servicios adaptados a las necesidades de sus clientes a la hora de compra una vivienda.

Para ello, el asesor o consultor inmobiliario tiene que tener en cuenta los mejores intereses para su cliente.

De ahí la importancia de contar con un código ético y deontológico que establezca un código de conducta y un manual de buenas prácticas, entre otras normas.

Claramente la agencia denunciada en el Tribunal Supremo no tenía un código deontológico. Y si lo tenía se lo pasó por el forro. De ahí que nuestro consejo es que si contratas a un asesor o una agencia asegúrate que cuenta con un código deontológico y que lo cumple.

¿Qué es la mediación?

Ahora vamos a hablar de la mediación. La RAE define a la mediación de la siguiente forma:

Actividad desarrollada por una persona de confianza de quienes sostienen intereses contrapuestos, con el fin de evitar o finalizar un litigio.

Una mediación se trata de poner de acuerdo a dos partes que tienen intereses diferentes, por ejemplo, comprar y vender un piso.

Diferencias entre mediación y asesoramiento inmobiliario: ¿Cuáles son?

Una vez sabemos el significado de los dos términos vamos a hablar de sus diferencias.

La mayor diferencia entre un agente inmobiliario o consultor y un mediador es que la intención de un agente es ayudar a conseguir los objetivos personales del cliente. En cambio, lo que hace el mediador es acercar posturas de dos partes diferentes para conseguir un objetivo que es la venta de un inmueble.

La consultoría inmobiliaria se basa en un modelo diferente y tiene un enfoque distinto al de un mediador. Un consultor o asesor debe ayudar en todo lo posible a su cliente.

Para ello, debe ofrecerle servicios personales y adaptados entre los que nos podemos encontrar con:

  • Investigación del mercado.
  • Análisis de ofertas.
  • Dar información detallada de las hipotecas.
  • Ofrecer asesoramiento legal sobre inmuebles.
  • Acompañar al cliente en el momento de la firma de compraventa.
  • Se puede dar el caso de asesor de alquiler, en este caso el asesor inmobiliario puede ofrecer servicios de asistencia, ayuda legal y de otro tipo sobre el inmueble a alquilar.
  • Otros casos y servicios.

En otras palabras, un asesor es un consejero inmobiliario. El problema viene cuando ese consejero no informa de lo que debería. Si tomamos la definición pura del término “mediador” en comparación de “agente” podremos comprobar que la principal diferencia entre uno y otro es el nivel de compromiso, experiencia y conocimientos.

Esto es importante ya que influye en el resultado. Además, no es lo mismo asesorar a un comprador que a un vendedor que mediar entre ambos, o mediar para una parte para conseguir poner de acuerdo a un tercero.

Objetivos y ventas

Las agencias inmobiliarias suelen trabajar en función de los objetivos y las ventas. Pero eso no quita que no cumplan con su trabajo, estas agencias también tienen un compromiso que cumplir.

Un agente o inmobiliaria debe tener una relación comercial y profesional con el cliente, pero también ética y legal.

Por ello, una agencia cuando busca un inmueble para un cliente, por un lado, debe prestar especial atención a los detalles, preocuparse por las necesidades y expectativas del cliente y, por otro, mimar el producto de venta y escuchar al comprador.

El trabajo de la agencia es estudiar a su cliente y entorno, explorar las opciones de compra o venta, filtrar los resultados y entender las diferentes formas para elegir el inmueble que mejor se adapte a las necesidades de su cliente.

En cambio, un mediador tiene como único objetivo influir en la venta de una vivienda poniendo a varias partes de acuerdo.

Esto es una ventaja ya que puede ser una parte imparcial al no tener ningún interés económico en la venta. Se contrata para poner de acuerdo a dos partes aunque no se produzca la venta.

También puede ser que sea contratado por una parte, por ejemplo, el comprador. Así, si se produce la venta se lleva una comisión pactada.

Los consultores inmobiliarios y los agentes de la propiedad inmobiliaria desempeñan papeles importantes en el mercado de la vivienda, y aunque sus funciones pueden coincidir en ocasiones, tienen diferencias cruciales y ambos son necesarios.

En Renovalia Inmobiliaria, te ayudaremos a conseguir tus objetivos, bien sea comprar o vender o incluso intermediar para realizar una operación.

Para lo que necesites aquí estamos.

Estamos especializados en compra y venta de propiedades e inmuebles y contamos con más de 30 años de experiencia.

Tenemos un compromiso y responsabilidad con nuestros clientes, por eso tenemos un código ético que fomentamos entre nuestros trabajadores en su relación con los clientes.

Para más información sobre cómo podemos conseguir la casa de tus sueños no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Esperamos que te haya gustado este artículo sobre las diferencias entre mediación y asesoramiento inmobiliario y te recordamos que cada semana actualizamos el contenido de nuestro blog inmobiliario con las noticias más interesantes de este mundillo.

código ético inmobiliario

Código ético inmobiliario: ¿por qué es tan importante?

¿Sabes qué es un código ético inmobiliario y por que deberías elegir una empresa o agencia que lo tenga?

Hoy te vamos a contar la importancia de elegir una empresa que tenga una guía de estilo o de conducta.

Un código de ética o buenas prácticas es una herramienta perfecta para ganarse la confianza de los clientes.

Código ético inmobiliario: ¿En qué consiste?

La confianza es un valor seguro a la hora de que hablen bien de una empresa. Si haces un buen trabajo tienes muchas posibilidades de que el cliente te recomiende a sus amigos y conocidos.

Y es que el boca a boca sigue siendo una de las mejores formas de conseguir clientes y que hablen bien de nosotros.

Muchas empresas utilizan diferentes canales como las redes sociales para darse a conocer o mostrar sus servicios, sin embargo, no hay nada mejor que tu trabajo hable por ti.

En este sentido, el código ético refuerza el vínculo entre cliente y empresa ya que obliga a ser honestos e íntegros.

La honestidad es una característica clave de una empresa porque marca la pauta del tipo de cultura de trabajo que se quiere crear, proporciona coherencia en el comportamiento en el lugar de trabajo y genera lealtad y confianza en los clientes.

Las organizaciones lo saben y por ello preparan este manual o código para ayudar a los profesionales a conducir sus negocios con honestidad e integridad.

Un código ético es una especie de principios o documento de código deontológico dónde se describen aspectos fundamentales de una organización o empresa.

Estos aspectos claves son la misión y los valores que describen cómo se debe comportar las personas que forman parte de la organización.

Estos factores de comportamiento ayudan a crear una cultura de trabajo y abordan cuestiones como las normas a las que debe atenerse el profesional o los principios de la empresa.

Todas estas cuestiones sirven de espejo a la hora de que el personal externo (clientes, proveedores y compradores) vean cómo se comporta la empresa.

Y es que no solo se trata de decir que vamos a ser honestos y éticos sino hay que cumplirlo.

La importancia de ser honestos

Un código de conducta es un manual de conducta. No obstante, de poco vale tener unas normas si luego no se cumplen.

Para ello hay que describir las normas con honestidad e integridad y asegurarse de que se cumplan.

Para ello, se crean una serie de documentos en tres áreas diferentes.

Éstas son las siguientes:

1. Códigos de ética empresarial.
2. Códigos de conducta para los empleados.
3. Códigos de práctica profesional.

El documento ético habla de los valores de la empresa, su misión y objetivos. En cambio, los códigos de conducta y práctica se refieren al comportamiento del personal y la forma de relacionarse entre ellos o con clientes y proveedores.

En este sentido, un código de conducta o de práctica profesional se parecen bastante. De hecho, muchas organizaciones utilizan ambos documentos indistintamente, pero puede ser útil hacer una distinción para distinguir diferentes cuestiones que no cubra uno u otro.

Por ejemplo, un código de conducta para los empleados sólo se refiere al comportamiento del personal interno entre ellos. En cambio, un código de práctica profesional establece la forma de relacionarse del personal entre ellos y con gente exterior.

Aquí es importante establecer el comportamiento con clientes mediante la conducta de nuestro personal.

Da igual que lo hagamos en forma de código de conducta o manual de práctica profesional. Hay que definirlo y dejarlo abierto y en formato público para que se puede consultar y esté disponible para todo el mundo.

De esta forma, cualquier persona interesada en leerlo o consultarlo se puede hacer una idea del glosario y los valores de la empresa.

¿Por qué es importante un manual ético y de comportamiento en el sector inmobiliario?

Tal y como hemos comentado antes un código de conducta ético es una serie de normas de comportamiento que deben seguir los empleados de una organización.

Este manual actúa como una especie de guía que el personal debe cumplir para saber lo que se espera de ellos y así conseguir una mejor empresa.

No obstante, en el sector inmobiliario este manual de principios va más allá de una serie de normas entre empleados.

En Renovalia Inmobiliaria sabemos de la importancia de estos principios y fomentamos un código deontológico inmobiliario propio para garantizar un servicio profesional, ético y responsable.

Es clave fomentar estos principios en todos los profesionales del sector para que tanto los asociados, como agentes, vendedores y compañías internervientes en operaciones inmobiliarias se rigan por unas normas y así mejorar el prestigio de la marca y el sector.

En realidad, es una especie de declaración de intenciones de obligado cumplimiento.

Esto es importante para los clientes para resolver dudas importantes.

Por ejemplo, a la hora de buscar un piso o vivienda se establecen normas de honestidad y de obligado cumplimiento.

Si el cliente establece unas pautas debemos asegurarnos de que se cumplen.

El típico ejemplo es la firma de un contrato de una vivienda por encima de su valor de mercado. Un código ético puede evitar una mala práctica como el engaño por parte de un trabajador.

Para que el trabajador cumpla con su parte debe conocer las normas y saber que la empresa tiene un código de conducta o comportamiento.

Este manual de conducta se parece a un código deontológico en que es una especie de código de responsabilidad profesional.

Además, el código deontológico también sirve para regular una determinada profesión.

Por ejemplo, profesiones de la medicina o del periodismo están sujetos a códigos propios.

Otros usos que tienen estos códigos es regular y tratar cuestiones difíciles que a menudo habrá que tomar, y se expondrá claramente qué comportamiento se considera «ético» o «correcto» o «incorrecto» en función de las circunstancias.

Estos códigos también son útiles para que los miembros de una organización o grupo comprendan las normas que se espera que mantengan cuando interactúen entre sí y con otras personas ajenas a la organización.

Un ejemplo de un código inmobiliario es el Código Andaluz de Calidad Inmobiliaria o CACI. Se trata de un código de autorregulación para el sector inmobiliario en Andalucía.

El CACI es el primer documento a nivel estatal en el sector inmobiliario que tiene como meta proteger a los ciudadanos y consumidores.

Para ello, se establecen una serie de protocolos de actuación e información sobre honorarios de los profesionales y detalles completos de las operaciones prestadas.

Ni que decir tiene que Renovalia Inmobiliaria está adscrito a este primer código específico de autorregulación para el sector inmobiliario.

Ventajas de tener un código ético

Los beneficios de contar con una serie de normas y estipulaciones internas son muchas, entre ellas nos encontramos las siguientes:

  • Mejora la eficiencia de la empresa al proporcionar el más alto nivel de servicio de forma rápida, competente y cortés.
  • Proporcionar un excelente servicio a todos los clientes ya que se basa en la honestidad e integridad.
  • Ayuda a la integración de nuevos miembros y empleados al tener un documento donde se puede consultar desde cero el comportamiento en la empresa.
  • Genera una cultura de esfuerzo y trabajo.
  • Incrementa la marca personal y el renombre de la compañía.
  • Es muy útil con la formación de empleados, agentes y representantes del comerciante sobre las normas de rendimiento, calidad y servicio al cliente esperadas.
  • Se explican todos los derechos y obligaciones de los clientes en relación con los servicios prestados tanto de alquiler como de compra de una vivienda.
  • Cumplir con todas las normas y leyes nacionales, autonómicas y locales que rigen el sector específico.
  • No realizar ninguna actividad que desacredite a su empresa o a sus clientes.
  • Respetar y mantener la confidencialidad del cliente y no revelar dicha información sin la autorización previa por escrito del cliente, salvo que lo exija la ley.
  • Dar prioridad al servicio y la satisfacción del cliente al actuar de forma fiel, honesta e íntegra con todos los interesados.

En resumen, un documento o código ético inmobiliario es una como especie de libro de normas que establece un modelo de comportamiento referente a todas las actividades de la organización.

Este manual de principio es una guía de conducta que deben seguir los empleados para saber lo que se espera de ellos.

En Renovalia Inmobiliaria estamos orgullosos de contar con uno de ellos y ser partícipes en el CACI y organizaciones arbitrales tipo Arbitraje Notarial y otras como UNEXIA (Excelencia Inmobiliaria), Clúster CSA (Construcción Sostenible Andalucía).

Nuestros clientes son lo primero ya que son personas por encima de todo además de suponer la base de nuestro negocio.

Nuestra filosofía de negocio se basa en la interrelación y el trabajo en equipo para conseguir mejores y mayores resultados.

Si todavía tenéis dudas nuestros servicios no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

Finalmente, recordaros visitar nuestro blog inmobiliario que actualizamos cada semana con los post y noticias más interesantes del mercado inmobiliario.

Movilidad sostenible y rehabilitación de viviendas

Movilidad sostenible y rehabilitación de viviendas: ¿cómo serán las ayudas?

El programa de Rehabilitación de viviendas en España o PREE tiene previsto mejorar el parque de viviendas de nuestro país. A estas ayudas se suman las europeas y es que nuestro país va a invertir en movilidad sostenible y rehabilitación de viviendas hasta 20.000 millones de euros en los próximos tres años.

Continue reading «Movilidad sostenible y rehabilitación de viviendas: ¿cómo serán las ayudas?»

×

¡Hola!

Nuestro horario de atención por WhatsApp es de lunes a viernes de 9:30 a 14:00 y de 16:30 a 20:00. Fuera de ese horario, puedes dejarnos un mensaje o si lo deseas puedes enviarnos un email a infogranada@renovaliainmobiliaria.com

×