malas prácticas inmobiliarias

Descubre estas malas prácticas inmobiliarias y evítalas con estos consejos

El artículo de hoy se titula: “Descubre estas malas prácticas inmobiliarias y evítalas con estos consejos” y es que los peores hábitos son una cosa más común de lo que parece en el sector inmobiliario. Por ello, es conveniente que las conozcas por varias razones, la primera para no cometer los mismos errores, la segunda para ser mejor agente inmobiliario y la tercera para ganar la confianza de tus clientes.

¿Quieres saber cuáles son las malas prácticas inmobiliarias más comunes?

El papel de las agencias, los vendedores, agentes y personal inmobiliario es fundamental para mantener el crecimiento y la confianza de un sector que está en clara ascendencia y que ojalá siga así durante mucho tiempo. Y es que como decíamos antes la confianza es fundamental en la compra venta de inmuebles.

Un sector que mueve miles de millones de euros debe jugar de forma limpia con sus clientes y no puede cometer ni alimentar malas prácticas inmobiliarias. Y es que no estamos hablando de una operación pequeña, todo lo contrario. Tomando como referencia que el precio medio de una hipoteca en España es de poco más de 111.000 euros no es un dinero que se reúna todos los días.

Dicho de otra forma, por norma general, la compra de un piso es una operación que vamos a hacer una vez en nuestra vida por lo que nos jugamos mucho en la operación. Y es que para conseguir una transacción de este tipo es necesario contar con una serie de medidas para evitar timos inmobiliarios, fraudes y pérdida de dinero.

Muchos de los timos inmobiliarios se evitan con la contratación de un agente inmobiliario, pero no vale cualquiera. Para ello debe cumplir con las siguientes características:

  • Conocimiento de funciones administrativas.
  • Saber realizar tareas comerciales.
  • Ser atentos y buscar nuevos clientes .
  • Ser empático y buen negociador.
  • Formación, profesionalidad y conocimiento del mercado.
  • Que tenga experiencia, amplios conocimientos jurídicos y legales.
  • Y finalmente la característica más importante, que sea fiable y ofrezca confianza.

La razón de la confianza es fundamental por varios motivos. Lo primero de todo es que un agente de confianza es capaz de lidiar con más gente ya que se gana a las personas más fácilmente que otro agente menos confiable, al menos aparentemente. La segunda razón es que un buen profesional inmobiliario tiene más experiencia, por lo tanto, una cartera de contactos más amplios.

Y por si fuera poco, puede obtener referencias de clientes que corroboran el trabajo bien hecho.

Un buen agente inmobiliario evitará cometer los siguientes errores:

  1. No publicará su tarifa en ningún tipo de anuncio. Por mucho que algunas agencias canten a los cuatro vientos lo que cobran por sus servicios, anunciar el precio de tus servicios es una mala práctica inmobiliaria que no se debe hacer. La razón es que en el importe de los honorarios se pueden incluir cláusulas y gastos que o bien no se añadan en el precio o que varíen en función de los objetivos. Por ello, es obligatorio ofrecer una:

    “información suficiente, veraz y objetiva en el en cuanto a la información a suministrar en la compraventa y arrendamiento de viviendas obliga a publicar las viviendas a la venta con estos gastos incluido” como indica la normativa de consumo RD 515/1989, de 21 de abril. Por ello, la información debe ser completa y no parcial, lo que a veces sucede cuando se anuncian las tarifas, pero no se incluyen todas las condiciones.

  2. Anunciar pisos sin autorización. Esta es una práctica más común de lo normal. Para que una agencia pueda anunciar una propiedad debe ponerse en contacto con el propietario o propietarios para conseguir su permiso. Este debe constar en un documento conocido como “encargo de venta” donde se especifican todos los detalles y condiciones de publicidad. Por supuesto, en el documento deberá estar reflejado el precio de salida, la comisión de la agencia, las condiciones de transmisión e impuestos y finalmente toda la documentación necesaria para anunciar la casa o piso. Incluso debería especificarse en qué plataforma (internet, en persona, plataformas inmobiliarias) será anunciada.
  3. Incluir servicios a mayores. Un agente no puede ni debe inflar el precio de una vivienda si no quiere perder clientes. Por ello, lo correcto es establecer una serie de condiciones bien claras en el contrato para que no haya problemas de ningún tipo. En otras palabras, la letra pequeña debe ser entendible y legible.
  4. Añadir cosas que no se cumplen. Por ejemplo, si la agencia incluye en el contrato de compra venta un plan estratégico para conseguir clientes debe cumplirlo. Y es que cuantos más canales tenga una propiedad más probabilidades de venta tendrá. Los derechos y deberes de un agente inmobiliario es el cumplimiento de todas las cosas que se han firmado, plan de marketing incluido.
  5. Inventarse ofertas y pisos. Esta mala práctica es pan para hoy y hambre para mañana. De qué vale inventarse ofertas o pisos que no existen. Mentir descaradamente para conseguir llamadas y clientes es algo que debe evitarse a toda costa. Es preferible contar con pocos pisos, pero fiables que no muchos y algunos de ellos ficticios. Desde luego, es la mejor forma para perder clientes.
  6. Estar solos. La unión hace la fuerza y esto es totalmente aplicable al sector inmobiliario. Debemos contar con toda la ayuda que nos sea necesaria, para ello debemos estar unidos o adscritas a alguna plataforma profesional como una MLS. Otra forma es facilitar acuerdos de arbitraje o firmar convenios de colaboración o contar con un código deontológico inmobiliario. Por ejemplo, todas las agencias agencias inmobiliarias de Andalucía que cumplen el CACI son de fiar. No en vano, es el primer documento de garantías y buenas prácticas por parte de las empresas inmobiliarias firmado en España y el ejemplo a seguir del sector.

Si como agente evitas cometer estas malas prácticas inmobiliarias te asegurarás una buena reputación en el sector. ¿Qué te parecen estas medidas?, ¿Sabías cómo evitarlas? Si sigues visitando nuestro blog inmobiliario seguro que sí.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies