vender rápido una vivienda

Claves para vender más rápido una vivienda

Llevamos desde el 2008 con el mantra de la crisis económica, pero todo apunta a que por fin este 2017 es el año para vender propiedades inmobiliarias. Comentábamos en un artículo reciente que el mercado se está recuperando y los expertos calculan que este año es el de la recuperación ya que mucha gente está adquiriendo nuevas hipotecas. En definitiva, es el momento de vender una vivienda, pero sabrías cómo hacer para vender rápido una vivienda.

Sin embargo, a pesar de los brotes verdes la tarea de vender una vivienda es más complicado de lo que parece y es que el plazo medio en España para que un piso o propiedad encuentre vendedor es aproximadamente de unos 9 meses.

El plazo de 9 meses puede parecer bastante, pero se puede reducir si se contrata a un agente o una agencia especializada en la compra venta de inmuebles. Además, hay una serie de consejos que pueden ayudarte a vender una vivienda de una forma rápida y eficaz. ¿Quieres saber cómo? Pues sigue leyendo, en este artículo te contamos cómo.

Lo primero que tienes que saber es que los precios son diferentes a los de la crisis, pero no han variado mucho. Es normal, sin embargo, no te preocupes mucha gente todavía tiene el sueño de comprar una casa y si sabes cómo hacerlo serás capaz de venderla rápidamente.

El tiempo es clave para vender rápido una vivienda

Tienes que tener paciencia, si realmente necesitas vender tu vivienda en un corto periodo de tiempo, la mejor forma para darle salida es bajar el precio para que la oferta sea irrechazable. Dicen los expertos que un descenso del precio entre un 20 y un 30 % del total asegura la venta de cualquier inmueble y baja el tiempo de venta a la mitad. El problema es que muchos dueños fijan el precio de su piso o inmueble por encima de su precio real.

Esta situación de un precio irreal se debe en algunas ocasiones al desconocimiento de los precios del mercado, a la falta de asesoramiento técnico o sencillamente que el dueño se intenta beneficiar de la situación y quiere sacar un buen pellizco económico.

El problema es el desconocimiento de los precios de los pisos. Según estudios propios el precio de casi un 70 % de las propiedades de particulares estaba fijado a ojo de buen cubero. En definitiva, el precio no era real, no se tasó de forma correcta y no se hizo un estudio previo de valoración ni se tuvieron en cuenta ciertos aspectos como la medición de metros útiles, los metros construidos o el cuerpo cierto de la vivienda.

Al no aplicar un estudio previo las viviendas están con un precio excesivo, en torno a un 20 % y un 35 % del valor real de mercado. Esto provoca situaciones insostenibles y muchos propietarios ven imposible la tarea de vender su propia vivienda.

La clave, la diferenciación

Una de las mejores formas para vender rápido una vivienda es crear una estrategia de venta. Para ello, hay que intentar mostrar la vivienda de forma diferente, destacando sus beneficios y puntos positivos. La mayoría de particulares, e incluso profesionales, enseñan las casas de una forma tradicional, fría y muchas veces en un entorno digital donde no se puede mostrar todas las características y puntos fuertes del inmueble.

En este punto es importante entender que la imagen es importante, las fotografías juegan un papel imprescindible a la hora de vender una vivienda. No te decimos que contrates a un fotógrafo profesional, pero sí saca fotografías que destaquen los puntos positivos de la casa. Por supuesto, a mayor cantidad de detalles el futuro comprador tendrá menos dudas y estará más interesado.

Pon la casa guapa y muéstrala al mundo

Otro aspecto es mostrar la vivienda en diferentes portales digitales de compra-venta. Internet ofrece muchas posibilidades para comprar todo tipo de cosas, casas incluidas. Sin embargo, los portales digitales muchas veces no son los mejores sitios para vender ya que las fotografías que se cuelgan allí no tienen una buena calidad.

La imagen en internet es importante, pero también es buena idea potenciar su imagen de forma presencial. Para ello, te recomendamos que le des un buen lavado de cara. Pon el sitio guapo, límpialo y acondiciónalo para las visitas. No te estamos hablando de grandes reformas, sino de reparaciones básicas como arreglar las luces, eliminar los muebles grandes para que haya más espacio y el futuro propietario pueda hacerse una idea de cómo será la casa  según sus gustos.

La limpieza es clave para potenciar el atractivo exterior e interior de un inmueble. Si es una casa es buena idea limpiar y cortar el jardín, en cambio si es un piso, una buena capa de pintura puede ayudar a darle una imagen diferente.

Consulta con un profesional

Aunque parezca que vender una vivienda es algo fácil, en estos tiempos de vacas flacas no es tan sencillo y muchas veces es mejor acudir a un profesional. Un experto inmobiliario puede ayudarnos de muchas formas. Por ejemplo, nos puede mostrar los precios de inmuebles parecidos para tener una idea exacta del valor real del inmueble.

Además, también nos proporcionará información sobre el papeleo y crearemos una estrategia adecuada para comercializar la casa. Ten en cuenta que aunque cobren unos honorarios, un profesional inmobiliario te ahorrará papeleo, tiempo y dinero.

Otro punto positivo es que mucha gente que visita los pisos necesita tiempo para verlos con calma ya que la presencia de los dueños los pone nerviosos. De esta forma, las visitas estarán atendidas por un profesional y las posibilidades de venta aumentarán.

Por supuesto, si necesitas vender la casa lo más rápido posible acudir a una inmobiliaria es una de las mejores formas de agilizar el proceso. Ten en cuenta que las inmobiliarias te ahorran multitud de problemas al gestionar directamente con los compradores, ellos se encargan de poner los anuncios, tienen una red de contactos y enseñan la casa sin tu intervención directa, en definitiva, es una apuesta segura.

Buscar compradores y ajustar el precio

Si dispones de mucho tiempo, conocimientos y quieres tener el control total de la venta, te aconsejamos que busques compradores y que los vayas a buscar directamente. Por ejemplo, en portales de internet, en comunidades de vecinos, donde sea. Eso sí, ármate de paciencia, sé amable y prepárate para estar disponible y responder todas sus dudas lo más rápido posible. Una mala actitud puede agobiar al comprador e igual pierdes una oportunidad.

Después de estos consejos, esperamos haberte ayudado un poco en la venta de tu inmueble. ¡Ya verás, si sigues nuestros consejos seguro que lo vendes rápidamente! Y si no, lo mejor sin duda, confiar en un profesional.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies