Vicios ocultos en viviendas

¿Cómo se debe actuar ante los desperfectos y vicios ocultos en viviendas?

A la hora de comprar una casa o piso, incluso en el caso de alquilar un inmueble hay que perder un poco de tiempo revisando y comprobando que todo está bien, no hay ningún problema, ni vicio oculto o desperfecto y que el inmueble se encuentra en buenas condiciones. Los vicios ocultos en viviendas están aumentando a consecuencia de la mejoría del mercado inmobiliario.

Sin embargo, los desperfectos en viviendas suceden tanto en pisos nuevos como antiguos, los que se venden y los que se ponen en alquiler. Y es que a pesar de que los desperfectos de los pisos de segunda mano son más frecuentes que en los inmuebles nuevos, debemos prestar atención a los vicios ocultos en viviendas ya que no se suelen ver a simple vista y si no los detectamos y reclamamos a tiempo es posible que después tengamos problemas para reclamar.

Si sigues leyendo, te informaremos de los márgenes de tiempo que tienes para hacer reclamaciones, cómo actuar en el caso de vicios ocultos en viviendas nuevas, pero también en las de alquiler.

Problemas y vicios ocultos en viviendas e inmuebles. ¿Qué debo saber?

Antes de nada, debemos definir qué son los vicios ocultos en viviendas. Lo primero que debes saber es que estos errores ya estaban ahí antes de la compra. Esto se debe a que suelen ser defectos de construcción o diseño y suelen aparecer a largo plazo por lo que no es tan fácil descubrirlos. Una cosa debe quedar clara y es que los desperfectos o vicios ocultos deben existir en el momento de la firma del contrato (alquiler, compra o venta) ya que se entiende que en ese momento el arrendador o vendedor es responsable.

Por ello, debemos saber cuáles son los plazos y cómo actuar para no pagar un dinero que no nos corresponde.

Como comentábamos antes, los vicios ocultos en viviendas nuevas y las de alquiler vienen de antes de la compra. Se llaman ocultos porque no se ven a simple vista, y es que en este caso la Ley dice que el vicio ha de ser muy grave e impedir la habitabilidad del inmueble. Un claro ejemplo son defectos en el diseño o el uso de materiales defectuosos que pueden provocar desprendimientos, grietas y fisuras así como problemas de funcionamiento en los sistemas eléctricos, humedades y filtraciones.

Has de saber que si haces las cosas bien y reclamas a tiempo puedes evitar estos problemas tanto si has comprado la casa o bien si la has alquilado. Pero para ello, debes reclamar en el plazo estimado que varía en cada caso y por supuesto, lo más recomendable es hacer una inspección a fondo antes de firmar nada.

La importancia de revisar una vivienda antes de entrar a vivir

Los compradores y vendedores de pisos están obligados a cumplir y respetar una serie de derechos y obligaciones para cumplir con la Ley. Y en el supuesto caso de incumplirla pueden tener un problema. Lo complicado de este caso es que en ocasiones los compradores no nos fijamos en los problemas y vicios ocultos en viviendas como goteras, tuberías oxidadas o en mal estado, grietas en las paredes, desperfectos internos, etcétera.

El problema de estos desperfectos es no darnos cuenta hasta que pasamos a vivir en el piso y descubrimos todos los fallos que tiene la vivienda. Por ello, y antes de firmar el documento de compra-venta, lo ideal es perder un poco de tiempo y solicitar una investigación a fondo por parte de un experto o perito. Otra solución es solicitar garantías en el contrato o pedir consejo para que nos revisen el piso.

Y es que aunque la legislación esté de nuestra parte, el aumento del mercado de segunda mano junto a la burbuja del alquiler hace que el mercado de viviendas de segunda mano aumente, en especial, aquellos inmuebles más viejos que son los que ocultan problemas. Pero no solo éstos, incluso construcciones nuevas de hace menos de 10 años tienen vicios ocultos y se ponen a la venta o en alquiler y después es difícil reclamar los problemas derivados de estos inmuebles.

¿Qué sucede en caso de adquirir una vivienda y que ésta tenga vicios ocultos?

A la hora de hacer reclamaciones al dueño o propietario hay que diferenciar dos casos, las viviendas de alquiler y las de segunda mano.

Vicios ocultos en viviendas de segunda mano:

Los vicios ocultos en viviendas de segunda mano tiene un plazo de reclamación de hasta medio año. Los desperfectos que se pueden reclamar son los siguientes:

  • Inmuebles que padezcan los efectos de la aluminosis o lesión del hormigón que provoca la pérdida de las propiedades del hormigón convirtiéndolo en menos poroso y por lo tanto, resistente lo que hace que el edificio pierda estabilidad y firme.
  • Casas o pisos con tuberías en mal estado. Este es un de los desperfectos más comunes ya que es un vicio difícil de detectar a simple vista.
  • Problemas en las derramas debido a obras externas, pavimentación de calles adyacentes que afectan al exterior y el buen estado del inmueble.

Para evitar problemas en las viviendas de segunda mano debemos recabar toda la información técnica posible para acreditar estos desperfectos y hacer referencia al dueño o al responsable de la obra para poder echar atrás la venta.

Vicios ocultos en viviendas de alquiler:

En este caso el plazo coincide con el de las viviendas de segunda mano, es decir, es un plazo de seis meses. Aquí el inquilino podrá elegir entre rechazar el contrato y mudarse o bien que le compense económicamente el arrendatario con una oferta o descuento en el precio del alquiler. Si el inquilino decide rescindir el contrato ya que no se llega a un acuerdo se puede llevar el tema a la decisión de un experto pericial que determinará si el vicio o desperfecto es grave.

El problema de usar este método es que puede llevar tiempo y dinero al tener que ir a juicio a la espera de la decisión pericial y judicial. Por otro lado, en algunos contratos de alquiler se establecen cláusulas de rescisión del derecho a arreglar el piso pasado quince días o un mes, por lo que debemos leer atento el contrato antes de firmar.

Vicios ocultos en viviendas nuevas

Los desperfectos en inmuebles nuevos son menos comunes ya que la teoría dice que no deberían tener problemas. Sin embargo, la práctica es bien diferente ya que existen pisos de construcción reciente que tienen este problema. A continuación, te contamos lo que tienes que saber en este caso:

  • El plazo para reclamar los daños materiales referentes a los elementos del acabado de obras es de hasta 1 año.
  • El promotor tiene un seguro que nos protege durante una década de los problemas en los materiales, la carga, la cimentación y todo lo que afecte a los muros de carga, y elementos estructurales que afecten a la mecánica y estabilidad del edificio y que pongan en peligro la estancia en la vivienda. Aquí el importe a reclamar varía entre un 5%, un 30 % y hasta un 100% del precio final de la reparación.
  • En el caso de los defectos derivados de los elementos constructivos o las instalaciones que afecten a la habitabilidad el plazo para reclamar al seguro del promotor es de tres años.

Finalmente, cabe recordar que el mayor problema de los vicios ocultos es determinar si lo son o no y reclamarlos a tiempo. Otro tema también es determinar si el propietario sabía o no el problema antes de vender o alquilar, por lo que en muchos casos puede llevar el tema a juicio.

¡Así, que ya sabéis leed bien el contrato o pedir garantías al propietario! O por el contrario, contratad una agencia inmobiliaria de confianza que vele por vuestros intereses!

Esperamos que os haya gustado este artículo y que sigáis leyendo nuestro blog inmobiliario.

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies