cohousing

Cohousing, comunidad colaborativa, que es y en qué consiste

¿Por qué envejecer solo o en una residencia pudiendo hacerlo entre amigos? ¿Por qué conformarte a vivir rodeado de desconocidos en vez de vivir tu día a día cerca de amigos y personas afines a nosotros?

Esta es la nueva alternativa que está cogiendo más fuerza entre 2 segmentos de la sociedad: jóvenes que buscan una comunidad de personas afines a ellos, y personas de la tercera edad que no quieren pasar los últimos años de su vida en un centro de cuidados para mayores.

El cohousing es básicamente una comunidad que está formada por viviendas privadas que se complementan con amplios espacios comunitarios.

Estas comunidades se planean, y son manejadas por los propios residentes, que suelen ser grupos de personas que buscan tener mayor interacción con sus vecinos y compartir ciertos momentos de su vida.

¿Pero es una buena opción? ¿Realmente es esto viable?

El cohousing como tal no es un invento del siglo XXI. Ya por los años 70 nacía en Dinamarca y Holanda este modelo de vida que aún sigue persistiendo en nuestros días.

El cohousing permitía a las familias compartir ciertas tareas diarias, como el cuidado de los niños o la realización de las tareas domésticas.

En un primer momento eran personas jóvenes las que se interesaban en este tipo de “comunidades”.

Compartir estas tareas en comunidad liberaba mucho tiempo para hacer otras cosas, y los jóvenes se veían arropados por una comunidad de amigos cuando estaban lejos de sus familias.

Poco tiempo después, ya en los años 80, se percibió que este modelo podía ser ideal para otro tipo de sectores, como el de los jubilados, y se dedujo que las necesidades serían diferentes para este tipo de comunidades.

Hoy en día son muchas las iniciativas en nuestro país que tienen como base este tipo de comunidad colaborativa, como pueden ser “Etxekoop”, “Colectivo coVER”, “Convivir” o “Housekide”.

Este modelo de comunidad colaborativa está adentrándose con fuerza en la cultura española, ya que son muchos los beneficios que depara, rompiendo la forma convencional de adquirir una vivienda y establecerse en ella.

Por ejemplo, si atendemos a las encuestas realizadas entre las personas consideradas de la tercera edad y a personas que van a introducirse en este rango próximamente, vemos cómo la gran mayoría se niega a vivir sus últimos años de vida en una residencia. Aunque para muchos ancianos parece la única alternativa, y es que más del 80% de las personas mayores viven solas o con su pareja en su propia casa, lo que les lleva a tener una vida solitaria y con dificultades para desarrollar nuevas amistades y realizar acciones cotidianas.

Ahora, en estos tiempos, nuestros ancianos tienen más opciones donde elegir, y la alternativa a la residencia o al estar solo, el cohousing, irrumpe con fuerza en sus planes de futuro.

Por otro lado tenemos a jóvenes con hijos o familias monoparentales que encuentran en el cohousing una mejor forma de conciliar el cuidado de sus hijos con el trabajo.

Son tiempos importantes para nuestra sociedad. Caen modelos establecidos y surgen nuevas alternativas.

La comunidad de cohousing plantea varias diferencias y distintos beneficios respecto a la tradicional comunidad de propietarios. Pero la principal podríamos resumirla en un concepto, “comunidad colaborativa”

Se busca que todos participen en armonía sobre el futuro de las zonas en común y el desarrollo de la comunidad.

Tener un gimnasio o un parque infantil seguro para los niños o disponer de una zona de barbacoa común donde pasar un rato agradable con tus amigos vecinos es algo que a la mayoría de personas le encantaría disponer.

Los 5 conceptos del Cohousing

Se puede decir que hay ciertos conceptos básicos en el cohousing.

1. Es necesario que los miembros participen y se impliquen desde prácticamente el principio en el diseño de las viviendas e instalaciones decidiendo cada aspecto.

2. Todo el diseño, que involucra tanto las viviendas como el “conjunto residencial” está pensado para que se estrechen las relaciones entre vecinos, y que sea posible en todo momento la comunicación y la ayuda entre ellos.

3. La vivienda privada se complementa con servicios comunes, como pueden ser pistas deportivas, biblioteca, piscina, huertos ecológicos, de los cuales se benefician todos.

4. La colaboración entre vecinos es fundamental para que evolucione favorablemente el modelo de cohousing. Este aspecto determinará el éxito de la comunidad.

5. Cualquier tipo de decisión se adoptará democráticamente, e intentando que en todo momento sea por consenso de la comunidad, limando las posibles disputas que puedan surgir entre los vecinos.

Básicamente estas son las reglas del cohousing. Como has podido ver es un modelo muy bien pensado que cambiará sin duda la forma de relacionarnos en el futuro y creará una nueva alternativa al aislamiento de las comunidades de vecino.

Además, este tipo de comunidad está muy respaldado por parte de los gobiernos en algunos países del norte de Europa, y es muy posible que en un futuro cercano también se pueda empezar a hablar de ayudas para este tipo de vivienda en nuestro país.

Ahora te preguntamos: ¿Y tú, qué piensas del cohousing? ¿Crees que es una buena alternativa al modelo tradicional de comunidad de vecinos?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies