requisitos para pedir una hipoteca

¿Cuáles son los requisitos para pedir una hipoteca? Te los contamos todos

En el artículo de hoy vamos a detallar cuáles son los requisitos para pedir una hipoteca. Y es que hay muchas disparidades entre los años anteriores a la recesión donde las condiciones para solicitar un préstamo hipotecario eran bien diferentes a las actuales. Primero vamos a poner un poco de contexto para entender cómo hemos llegado a la situación actual.

Requisitos de las hipotecas antes de la crisis

Muchas cosas han cambiado con la llegada de la crisis económica, allá por el año 2009 cuando comenzaban sus efectos. La recesión tuvo un efecto devastador en la economía y llegó a hundir el crecimiento no sólo del país, sino de Europa y del resto del mundo.

Las consecuencias fueron desastrosas para el empleo y la burbuja de las viviendas cayó en picado. De repente, los bancos dejaron de conceder préstamos y los números de hipotecas bajaron a mínimos históricos.

Otro ejemplo claro es que si antes de la crisis se podía pedir una hipoteca que cubriera el 100 % del precio de la vivienda, en la actualidad no es la norma. Todo lo contrario, en la actualidad son pocas las entidades bancarias que dan un préstamo hipotecario completo que abarque lo que cuesta una propiedad o el 100 % del valor de la tasación.

Esto se debe a que el contexto actual es bien diferente al pasado. Ni la mejoría económica del país era tan buena como en los años 2006, 2007 o 2008 ni la gente tiene tanto dinero, ni las cosas son las mismas en Europa. Los efectos de las crisis económica, bancaria y griega provocaron que la prima de riesgo de nuestro país subiera hasta niveles nunca alcanzados.

2017, el número de hipotecas sube

Afortunadamente, las cosas han cambiado y aunque el crecimiento inmobiliario no alcanza los niveles de los años de la crisis, sí se nota una mejoría en la venta de pisos, de hecho, el año pasado parece que fue de recuperación acercándose a una cifra de venta de casi medio millón de viviendas. Las buenas cifras de ventas también vienen acompañadas por las hipotecas.

A las pruebas nos remitimos, las hipotecas sobre vivienda han crecido un 9,7 % durante el año pasado, es decir, llegaron a las 310.096, la cifra más alta desde la crisis. Eso sí, las cifras suben, pero los precios también. Y es que no es lo mismo pedir una hipoteca en el 2017 o 2018 que hace 5 o 6 años.

Requisitos para pedir una hipoteca en el 2018

Lo primero que debes saber es que a fecha de octubre del 2016 el INE o Instituto Nacional de Estadística declaraba el precio del suelo medio español en 1.374 euros. Es decir, comprar una vivienda es una misión imposible para un mileurista. Y es que las entidades bancarias vienen señalando desde hace meses que aunque el número de hipotecas está subiendo, lo mismo sucede con el endurecimiento de sus condiciones.

La incertidumbre jurídica y regulatoria se está trasladando al coste de las hipotecas que está produciendo un encarecimiento de los productos asociados a los préstamos hipotecarios, en especial, a tipo fijo. De hecho, uno de los requisitos para pedir una hipoteca es disponer de dinero ahorrado.

Esto es una de las diferencias con respecto a los años de antes de la crisis. Si en esa época era normal que te concedieran el 100 % del préstamo o incluso mayor cantidad para financiar obras, reparaciones o la compra de un coche, hoy en día las condiciones para solicitar una hipoteca son bien diferentes.

Pero además de los ahorros hay que ser s0lventes y contar con un trabajo fijo, o bien unos ingresos demostrables. En el caso de no tener ingresos, las entidades bancarias solicitan pruebas, como propiedades o contar con la figura de un aval que tenga fondos, propiedades o algo que responda ante el banco en caso de no poder hacer frente a la hipoteca.

Sin duda, los funcionarios y personal con contrato fijo son los que parten con más ventajas a la hora de pedir una hipoteca. Aunque las entidades bancarias también ofrecen préstamos a las personas con contratos temporales, éstas deberán demostrar fondos, recursos o contar con un aval, sin embargo, ésto no es lo más común.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la financiación no va a llegar nunca al 100 % del precio total del piso y los gastos de compra. En el mejor de los casos, y según la entidad bancaria, puede llegar hasta el 90, pero lo normal es que alcance un 80 % del valor de la tasación del piso. El resto deberá cubrirlo el comprador, y posiblemente el pago sea por adelantado.

Productos asociados a la hipoteca

Las entidades bancarias se están aprovechando de la situación económica y están dando préstamos hipotecarios a personas siempre que éstas contraten determinados productos o servicios asociados como seguros de hogar, de vida y similares. El banco quiere obtener el máximo beneficio de las hipotecas y solicita estas condiciones que elevan el precio final de la misma.

Otro aspecto que ha cambiado con respecto a hace unos años es la duración de la hipoteca. Si antes lo normal era solicitar una hipoteca media que rondaba los 150.000 euros y se podía pagar en 25 años, hoy el tiempo ha aumentado hasta llegar a los 30 e incluso 40 años.

Las condiciones económicas también son diferentes, si hace unos años eran comunes las hipotecas a plazo variable, hoy en día lo normal es el aumento de las fijas e incluso de las hipotecas variables. Esto se debe a la bajada que ha sufrido el Euríbor, aunque todo depende de las condiciones de cada banco y cuánto solicitemos de hipoteca.

Por norma general, las hipotecas tienen un interés variable o fijo. Las que lo tienen variable usan el índice del Euríbor, pero no es el único en el mercado. Hay que tener en cuenta que estos indicadores varían con el paso del tiempo. Lo normal es que quien contrate una hipoteca a Euríbor +1 pagará de intereses un 1 % más de lo que indique el índice.

Estas condiciones se fijan por contrato y se revisan cada año con un plazo para que los clientes sepan cuánto van a pagar en el plazo de un año. El problema es que las entidades bancarias necesitan proteger sus intereses y apuestan por las hipotecas fijas que aseguran una cuota fija que no varía, pero el acuerdo para conseguir un interés estable durante el plazo que dure toda la hipoteca es difícil de negociar.

En resumen, las hipotecas están sufriendo un repunte y los requisitos para pedir una hipoteca se están endureciendo, aunque según los expertos este 2018 es un buen año para comprar viviendas. Y es que existen otras alternativas a la compra de una vivienda nueva como la compra de vivienda sobre plano o el préstamo hipotecario entre particulares o crowdlendling.

¿Y tú quieres saber más noticias del sector inmobiliario? No lo dudes y sigue leyendo nuestro blog.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies