me voy a vivir al pueblo

Me voy a vivir al pueblo o me quedo en la ciudad

La vivienda es una inversión demasiado grande para mucha gente que no tiene la capacidad económica para comprar una vivienda, sin embargo, algunos jóvenes se hacen la siguiente pregunta, ¿Me voy a vivir al pueblo o no? ya que allí tienen la ventaja de poder comprar una vivienda a un precio más competitivo que en la ciudad.

Por ello, tanto si eres joven y menor de 35, como si tienes más edad, igual te interesa conocer todas las ventajas y opciones que tienes a la hora de  ir se a vivir al pueblo. ¿Quieres conocerlas todas? Toma nota y sigue leyendo que lo que viene te interesa.

Me voy a vivir al pueblo; ¿qué ventajas y opciones tengo?

Aparte de las ventajas de vivir en un pueblo pequeño como son: mejor calidad de vida, menos contaminación, mayor tranquilidad y paseos por la naturaleza, lo cierto es que muchas de las viviendas que están en los pueblos gozan de una relación calidad precio insuperable.

Además, existe otro punto positivo añadido y es el tema de la despoblación. Piensa que muchos municipios y áreas rurales están deshabitadas, no tienen niños y carecen de población. Esto hace que los ayuntamientos busquen fórmulas para paliar este problema y ofrezcan ayudas en las viviendas, bonos sociales, reducción en el precio de la factura de la luz, el agua, el gas, etcétera.

Se trata de conseguir repoblar los pueblos y aldeas abandonados para que tengan una segunda vida. Pero si la ayuda de los municipios, no bastara, llega una solución que es la ideal, sobre todo, para jóvenes de menos de 35 años. Nos referimos al Plan Estatal de la Vivienda 2018-2021 que entra en vigor este año hasta el 2021.

Lo que debes saber en referencia a los pueblos pequeños es que el Estado intentará contribuir al incremento del parque de vivienda en alquiler o en régimen de cesión en uso, tanto público como privado, con determinación de una renta o precio de cesión en uso máximo, durante el plazo mínimo de 25 años.

Por otro lado, la idea es evitar la pérdida de población de los municipios y núcleos rurales de pequeño tamaño, entendiendo por tales, aquellos que tengan menos de 5.000 habitantes.

El objetivo del gobierno es facilitar, en la medida de lo posible, que los jóvenes puedan acceder a la adquisición o rehabilitación de una vivienda en dichos municipios de una forma barata, económica y asequible para los jóvenes y sus rentas.

Ayudas a los jóvenes:

La idea es la siguiente:

Facilitar el disfrute de una vivienda digna y adecuada a los jóvenes de menos de 35 años, ya sea en régimen de alquiler o mediante una ayuda directa a la adquisición de viviendas localizadas en municipios de menos de 5.000 habitantes.

¿Quiénes se pueden ver beneficiados de las subvenciones?

Todos los jóvenes y personas hasta los 35 años

¿Cuáles son los requisitos?

  • Destinarla a vivienda habitual y permanente.

Ingresos en la unidad de convivencia inferiores a:

  • 3 veces el IPREM de forma general.
  • 4 veces el IPREM si se trata de familias numerosas generales y personas con discapacidad.
  • 5 veces el IPREM familias numerosas especiales y personas con determinados grados de discapacidad.
  • En el caso de alquiler, ser una renta mensual máxima de 600 euros. (900 euros en determinados ámbitos definidos por las comunidades autónomas.
  • En el caso de adquisición, tener un precio de compra inferior a 100.000 euros.

Cuantía de las diferentes ayudas:

Al alquiler;

  • Hasta 50% del alquiler mensual.
  • Hasta 30% en el tramo entre 601 y 900 euros.

Para la compra y adquisición, por ejemplo, en un pueblo pequeño:

  • Hasta 10.800 euros con un límite del 20% del precio de adquisición (inferior a 100.000 euros).

Ayudas a viviendas para personas mayores y personas con discapacidad

Pero el objetivo del Estado no es solo ayudar a los jóvenes, sino también a los mayores  y personas con discapacidad. Para ello, se pretende Fomentar la promoción de viviendas o de su rehabilitación para destinarlas durante un plazo mínimo de 40 años al alquiler o la cesión de uso para personas mayores o con discapacidad, disponiendo de instalaciones y servicios comunes adaptados.

¿Quiénes serán los beneficiarios?

Administraciones públicas, organismos y entidades de derecho público y privado, empresas públicas, privadas, público-privadas y sociedades mercantiles participadas por las Administraciones Públicas.

Asimismo, también podrán beneficiarse del  Plan Nacional de la Vivienda 2018-2021 toda clase de empresas de economía social y sus asociaciones, fundaciones, cooperativas y ONGs y asociaciones declaradas de utilidad pública.

¿Me voy a vivir al pueblo? ¿Qué ventajas tengo?

Pongamos el caso que te has pensado bien lo de ir a una aldea o pueblo cercano ya que los precios están más baratos y puedes acceder sin problemas a las ayudas y tienes la posibilidad de comprar una casa. ¿Qué ventajas tienes?

Sin duda, la más importante es la rebaja en el precio final. En Galicia, por ejemplo, existen tantos pueblos abandonados que no sería la primera vez que aparece a la venta una aldea entera por el precio que te puede costar un piso. Hablamos de cantidades inferiores a los 100.000 euros o incluso mucho menos. Se calcula que en Galicia y Asturias hay más de 2.900 municipios o concellos abandonados a consecuencia de la despoblación.

Sin duda, se trata de una buena forma de conseguir una ganga a un precio irrisorio, sin embargo, no es necesario irse tan al norte para encontrar la misma situación. En Andalucía y otras Comunidades Autónomas que dependen del rural como Extremadura, Castilla La Mancha y Castilla-León entre otras tienen situaciones parecidas.

Muchos pueblos abandonados donde es fácil conseguir una vivienda a un precio asequible para una persona con una renta baja. Sin embargo, es conveniente que antes de irte a vivir al pueblo realices un estudio previo del lugar, para que conozcas todas las ventajas que ofrece cada municipio. Pero, sobre todo, para que estés contento con la decisión de ir a vivir al campo.

Y es que aunque de primeras pueda parecer una locura, la ventaja de la tranquilidad, la menor contaminación y cosas como poder dejar pasear a los niños por el pueblo sin temor a que les pase algo son toda una ventaja.

¿Y tú, te irías a vivir al pueblo en el caso de que compraras una vivienda por primera vez? ¿O prefieres el ruido, la contaminación y el ambiente de la ciudad a costa de pagar más?

No lo dudes y déjanos tus comentarios, estaremos encantados de responderte. ¡Y recuerda, si quieres seguir informado del mundo inmobiliario no dejes de leer nuestro blog inmobiliario!

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies