formación en el sector inmobiliario

Formación en el sector inmobiliario ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?

La formación en el sector inmobiliario está creando dos mundos: el de los agentes cada día más preparados y, por ende, más profesionales y el de los que renuncian a la misma y se escudan en un único argumento comercial: el de trabajar sin exclusivas –tema que trataré en breve-, como si esto fuera bueno para ellos o para sus clientes.

Siempre me ha sorprendido, por otra parte, que muchos compañeros no asistan a las diversas ofertas de formación de altísima calidad como son, por ejemplo, las de MLS, porque han programado una cita con un cliente. Simplemente hay que aprender a organizarse.

Estas situaciones siempre me traen a la memoria la pregunta: ¿qué fue antes el huevo o la gallina? Un agente profesional, bien formado eleva los ratios de productividad y lo que es más importante sabe qué, cómo y por qué hace su trabajo, pudiendo hacer mejoras constantes y ofrecer un óptimo servicio a sus clientes. Frecuentemente escucho lo de “no podemos ir a todas las formaciones porque también hay que trabajar” y me gustaría que se hicieran algunas preguntas: ¿Ya lo sabes todo? ¿No tengo nada que mejorar?

En otras ocasiones, me comentan que los cursos son un poco más de lo mismo, y que lo más interesante fue la comida. Y así es en muchas ocasiones, la comida favorece la relación con compañeros de profesión con los mismos problemas y las diferentes soluciones que cada uno puede aportar. Los mejores de esta profesión siempre sacan cosas positivas de todos los momentos y cómo no de las repeticiones, máxime cuando lo que ya sabemos no lo ponemos en práctica.

Defendamos la profesión inmobiliaria. ¿Un medico podría denominarse como tal antes de haber terminado y aprobado en la Facultad de Medicina? o ¿Un arquitecto? o ¿Un abogado? El problema desde mi punto de vista es que desgraciadamente muchos compañeros no conciben el sector como una profesión sino como una ocupación en muchos casos momentánea por lo que no se comprometen y al no comprometerse el trabajo es mediocre así como sus resultados.

Si a estas alturas no destinamos una parte de nuestro tiempo a formarnos y mejorar, nos hacemos un flaco favor a nosotros mismos y tal como está el sector o evolucionamos tanto a nivel personal como profesional o nos encontraremos arrinconados en poco tiempo. Esto va dirigido a todos los intervinientes: gerentes/propietarios, agentes, coordinadores/as, etc.

Pero además ya no hay excusas, la oferta formativa es amplia, especializada y de alta calidad. Atrás han quedado los tiempos en que la formación específica y de calidad estaba solo en las cadenas de franquicias inmobiliarias.

En los últimos seis años, MLS, CRS, AEGI, EDN, etc., han puesto a disposición, en unos casos, de sus asociados y, en otros, al público en general, una formación que está cambiando el mundo inmobiliario hasta el punto que los que en la actualidad están reabriendo inmobiliarias que cerraron en 2008/9 se encuentran tantos cambios que o se ponen las pilas o van como pollo sin cabeza y terminan cerrando nuevamente.

En Renovalia entendemos la formación como parte de nuestro trabajo, se comienza con una formación inicial y la ponemos en práctica de forma simultánea, realizamos formación semanal y salvo un caso de fuerza mayor asistimos a la formación que desde la MLS u otras organizaciones se realiza en nuestra ciudad y la que aunque se realice fuera esté a nuestro alcance.

 

Juan Bolívar
Renovalia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies